Cómo no caer jamás

En este artículo no hablaremos de una forma mágica para no caer en el pecado, más bien, se trata de mantenernos firmes en lo que la Palabra de Dios nos enseña, manteniendo firme nuestra vocación, lo que hemos creído en el mensaje del Evangelio completamente.

Siempre diré que en contraste la Biblia es como el manual de un aparato que compraste. Para conocerlo bien, necesitas leer el manual, y más allá, si eres practicante de algún tipo de disciplina, necesitarás estudiar bien para ser realmente bueno. Lo mismo pasa con el cristianismo, no puedes servir bien a tu vocación si no te lanzas a estudiar la La Palabra de Dios. La Biblia enseña:

8 Porque si estas cosas están en vosotros, y abundan, no os dejarán estar ociosos ni sin fruto en cuanto al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo.

9 Pero el que no tiene estas cosas tiene la vista muy corta; es ciego, habiendo olvidado la purificación de sus antiguos pecados.

10 Por lo cual, hermanos, tanto más procurad hacer firme vuestra vocación y elección; porque haciendo estas cosas, no caeréis jamás.

2 Pedro 1:8-10

Uno de los principales motivos por el que los creyentes caen es por apartarse de lo que es realmente bueno, y terminan en el ocio, alimentando la carne y debilitando el espíritu.

Debemos mantener nuestra vida espiritual para no caer, y esto requiere de una vida que dé gloria a Dios, que tenga devoción por las cosas celestiales, estudiar la Biblia, no para presumir de sabiduría, sino para aplicarla en nuestras vidas, predicar el Evangelio, para enseñar que Jesús es el Salvador y merecedor de toda gloria, orar a Dios, sabiendo que Él es quien contesta nuestras oraciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *