Que el Señor conceda las peticiones de tu corazón

Hermanos, no caigamos en la desesperación, esperemos siempre en el Señor. El salmo 20 es un salmo de David pidiendo la victoria en tiempos de guerra.

David fue un hombre escogido por el mismo Dios para ser rey, para que cuando llegaran los momentos de gobernar sobre el pueblo de Israel, lo hiciera bajo la voluntad divina de Dios, escuchando la voz de Dios y llevando los estatutos del Señor en su corazón.

Dios siempre mantiene Su palabra y es fiel a las promesas escritas en Su Santa Palabra, pues todo lo cumple a Su tiempo, si Él dijo que te daría la victoria, entonces te la dará.

Te dé conforme al deseo de tu corazón, Y cumpla todo tu consejo.

Salmos 20:4

Es para que el Señor le cuide y le guarde, es como una oración por la victoria del Señor en las guerras en las cuales iba David y su batallón iban a la batalla, pues era importante que se escuchara la voz de Dios. Es por eso que se ve el Salmo 20:1 diciendo “Jehová te oiga en el día de conflicto; El nombre del Dios de Jacob te defienda”.

Cuando vemos estas palabras tan alentadoras, nos sentimos confiados porque sabemos en que el Señor peleará a nuestro favor, nos dará la victoria, por donde quiera que pasemos.

Solo El Señor puede cumplir esas cosas buenas que queremos hacer, esos proyectos que tenemos en nuestros corazón, solo lo recibiremos cuando confiemos con todo el corazón en El Señor. Dios es fiel y Él nos defiende.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *