Ten paz porque Jesús venció al mundo

A veces pensamos en cómo Jesús pudo vencer, cómo salió victorioso a pesar de todas las dificultades habidas y por haber. He escuchado a personas decir que para Jesús fue “fácil” porque Él es Dios, pero pensar así sería como quitarle propiedad y verdad a la muerte de Cristo, ya que Él no venció al mundo siendo todo espíritu, sino que lo hizo siendo hombre.

La Biblia enseña:

32 He aquí la hora viene, y ha venido ya, en que seréis esparcidos cada uno por su lado, y me dejaréis solo; mas no estoy solo, porque el Padre está conmigo.

33 Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.

Juan 16:32-33

Estas palabras Jesús dijo a sus discípulos ya que se acercaba el momento de Su crucifixión, el momento en el que el Hijo de Dios entregaría Su vida para salvarnos.

Pero, Jesús también quería hacerles entender que Su muerte no era el final, que Él no dejaría de estar con ellos. Pues, humanamente los discípulos estaban tristes de que ya Jesús no estaría fisicamente con ellos, en cambio, reciben estas palabras de consolación: “Para que en mí tengáis paz”. Y continúa: “En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo”.

Si existe algo que debe brindarnos confianza es exactamente esto, que Jesús venció a la carne en la propia carne, que venció al mundo y sus deseos, y Él nos enseña que nosotros también podemos vencer al mundo y que a pesar de las dificultades, podemos tener paz en Él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *