Tenemos abogado ante nuestro Padre

La Biblia siempre nos ha hablado de que debemos tener mucho cuidado en pecar deliberadamente, claro, tenemos luchas constantemente, por eso tenemos un abogado que es nuestro amado Jesús, Él es quien nos da sabiduría y esperanza.

Es bueno que siempre nos sometamos a lo que dice la Palabra, pedir la protección y el cuidado del Señor, pidiéndole que nos dé fuerzas porque los tiempos son muy difíciles.

Debemos recordar algo muy importante, es que solo con la ayuda de Dios podemos permanecer en el camino, ser librados del pecado que nos asedia cada día, vencer esta carne que insiste que le faltemos al Señor. Si pecamos, entonces no nos alejemos del Señor, más bien ir y humillarnos delante de Él porque Él es nuestro abogado, que nos perdonará y nos ayudará en el camino.

1 Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo.

2 Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo.

3 Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos.

1 Juan 2:1-3

El Señor se sacrificó en la cruz del calvario para que conociéramos que Su amor es grande y que Él puede cambiar nuestras vidas. Así que, andemos rectos delante de Dios, si Su palabra permanece en nosotros, Cristo así mismo permanecerá en nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *