Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto

Debemos agradecer cada día por lo bueno que viene de nuestro Dios, buenas dádivas, que ayudan nuestras vidas cada día, nos hacen caminar diferentes y actuar bajo la divina voluntad de Dios.

En los versículos que veremos en este artículo aprenderemos que todo lo que Dios nos da es bueno y perfecto, y esto es algo de lo cual no nos podemos quejar, más bien debemos ser buenos administradores de cada una de esas cosas que Dios nos ha dado.

Los versículos de los cuales hablaremos se encuentran en la carta del apóstol Santiago, y son una gran noticia para estos tiempos los cuales vivimos:

16 Amados hermanos míos, no erréis.

17 Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.

18 El, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas.

Santiago 1:16-18

¿Deberíamos agregar algo a las palabras expresadas en los versículos anteriores? Algo que agregaría es que lo que hemos visto anteriormente nos hace entender que Dios es la luz ante nuestro camino, y que podremos permanecer firmes gracias a estas obras poderosas de Él en nuestras vidas.

Estas buenas dádivas, nos mantienen retirados de las tentaciones que día a día el enemigo de nuestras almas nos envía para querer hacernos apartar del propósito que Dios tiene para cada uno de nosotros.

Si tenemos a Dios, en nosotros no puede haber sombra de variación, debemos estar firmes y mantener bien esta dádiva divina que Dios nos ha dado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *